Bioshock

21

Muy mal va el proyecto de adaptar a la gran pantalla uno de los videojuegos con mejor ambientación de los últimos años. Años atrás, Gore Verbinski (Piratas del Caribe) estuvo muy involucrado con el proyecto y era el claro director del mismo. El problema era que Verbinski quería una adaptación fiel, para mayores de 18 años, con mucha violencia, sangre y una atmósfera absolutamente opresiva, cosa que Universal no aceptaba.

Tras retirarse de la dirección y pasar a ser un productor más del proyecto, se eligió al español Juan Carlos Fresnadillo (28 Semanas Después) para poco tiempo después cancelarse definitivamente el proyecto o en el mejor de los casos, dejarlo en “stand by”, con recortes de presupuesto y guión. Ahora, Fresnadillo parece que también está lejos de dirigir la película basada en Rapture.

Con declaraciones del mismo Fresnadillo: “Para ser sincero, actualmente estoy totalmente fuera de la película de BioShock. Estoy liado con otros proyectos. Ahora mismo está en stand by. El estudio y la compañía de juegos tienen que alcanzar algún tipo de acuerdo acerca del público al que debe ir dirigida”.

Con ésto deja absolutamente claro que Fresnadillo tiene el mismo problema que tenía Verbinski, y es que piensan que sería un total desperdicio hacer una película basada en la magnífica historia creada por 2K Games con la ciudad sumergida de Rapture y tener que adaptarla a una taquilla más extensa o infantil, amén de recortar el presupuesto para que las ganancias sean aún más rentables.

Por supuesto todo ésto ocurre con muchas producciones actuales. Las productoras están más empeñadas en hacer dinero que en hacer buenas películas (como siempre) y puede que los directores y los pesos pesados de la industria tengan la llave que cambie ésta dinámica. Rechazar proyectos y dejar claro los motivos es un gesto muy significativo que no muchos directores están dispuestos a hacer. Mucho nos tememos que o Universal cambia de parecer o jamás veremos el proyecto de Bioshock como deberíamos verlo.

Compartir.