R.I.P Bud Spencer

6

Siempre es duro escribir una entrada cuando se trata de alguien a quien hay que despedir. Así que nadie mejor que un fan como nuestro forero Yotuel para dedicarle unas últimas palabras a Bud Spencer, que nos ha dicho adiós a los 86 años de edad.

Estoy hecho una puta mierda. Llevamos años que cuando muere un artista me impacta si era joven, o me da pesar si es una leyenda. Algunos me afectan más, porque de alguna manera formaron parte de mi vida, como Alan Rickman o Harold Ramis. Uno fue el mejor villano y el más elegantemente vestido (en John Phillips, Londres), y otro fue mi científico favorito. Tímido como yo, y un tío de puta madre.
Pero Bud era algo más. Es algo más. Acabo de decir que “formaron parte de mi vida”. Tengo recuerdos imborrables de mi infancia que siempre voy a recordar, como los veranos en casa de mis abuelos, jugando al Tente en la terraza, viendo Turboteen y el Gran Héroe Americano en la televisión. Pero no son simples recuerdos. Todo eso define lo que soy ahora. Me he criado con ellos. Y Bud estaba al frente de todos. Él fue mi padre y mi amigo. Con 5 años veía una y otra y otra vez “Y si no nos Enfadamos” gracias a que la tenía mi primo grabada en Beta. No puedo ni imaginar las veces que la vi, puede ser que cada día durante un verano entero. Él era el bruto, con mala leche y un corazón que no le cabía en ese pedazo de caja torácica. Terence era el guay y el caradura. Uno lo adoraban los chicos, al otro lo amaban las chicas. Eran la pareja perfecta. Lo resolvían todo a hostias, como debía hacerse. Y sabéis que era lo mejor? Que su amistad traspasaba la pantalla. Y sabéis que era aún mejor? Que eran unos tipos inteligentísimos y con la cabeza muy bien amueblada, con vidas largas y plenas, que hablaban multitud de idiomas, que estaban agradecidos de lo que les llevó al estrellato. Sus personajes molaban, pero ellos molaban más aún.
Es increíble cómo puedo sentir esto por alguien que no he llegado a conocer en persona. Pero la sensación que tengo es que nunca ha dejado de acompañarme. Él y los demás representan la mejor época de mi vida. Esa en la que la ignorancia te permite ser feliz, sin importarte si llegarás a fin de mes, si dentro de un año habrá más empleo, si mi abuela me reconocerá la próxima vez que la visite. Repito, ser feliz. La felicidad más absoluta y real, todo lo que dicho concepto puede significar. Felicidad pura. Joder, como para no tenerla en cuenta… Su muerte sirve para recordarme que esa época jamás volverá.
Los nombres de los personajes que interpretaba no importaban. Él era siempre Bud Spencer. Él fue mi amigo, y siempre lo será. Adiós Bud. Tú haces que esta mierda de mundo sea mucho menos mierda.

R.I.P BUD SPENCER

 

Compartir.